La red pública ha perdido 96 bibliotecas entre 2012 y 2014

© El País

Las bibliotecas no son ajenas al signo de los tiempos. Las visitas a las 6.835 salas que hay en España se redujeron en un 4,4% en 2014 con respecto a 2012, al tiempo que las consultas por Internet a las webs de las entidades aumentaron un 6.7%. Son datos que proporcionó la pasada semana el Instituto Nacional de Estadística (INE) en un informe que arroja dos ideas básicas: hay menos bibliotecas (un 1,7%), pero más ciudadanos inscritos en ellas como usuarios (un 7% más). Llama la atención la reducción en el número de bibliotecas de titularidad pública, incluyendo las universitarias, que alcanza un 1,9% durante el periodo señalado. De 5.789 que había en 2014 se ha pasado a 5.693, lo que significa 96 unidades menos.

Esta disminución se produjo fundamentalmente en la red de bibliotecas más importante, la dependiente de los Ayuntamientos: de 4.249 a 4.146, en dos años. Las unidades dependientes del Estado menguaron en nueve, mientras que las de titularidad autonómica aumentaron un 1%, de 734 a 741, así como las universitarias llegaron a 176, nueve más que dos años antes.

Las comunidades autónomas donde se observaron los mayores descensos en el número de bibliotecas son Baleares, Andalucía y Comunidad Valenciana (con 26, 24 y 23, respectivamente). Por el contrario, el mayor incremento se produjo en Cantabria (22 más), Castilla-León (16) y País Vasco (cinco).

Además, el número de bibliotecas privadas bajó en 20 unidades, de 849 a 829 (hay 195 salas más correspondientes a otras fórmulas de titularidad). En el total nacional, en 2012 se contabilizaron 6.835 bibliotecas, 118 más que en 2014.

Cada habitante acudió a las bibliotecas, consideradas como tales las unidades administrativas, con capacidad propia y gestión técnica, una media de 4,5 veces al año. Y las mayores tasas de visitas se dieron en la Comunidad Foral de Navarra, seguidas de Cantabria y Comunidad Madrid. En cuanto a los usuarios, las mayores proporciones por habitante se dieron en Cataluña (75,2 % de la población), Comunidad de Madrid (55,5%) y Castilla y León (53,2 %).

En el año 2014 el número de usuarios alcanzó los 21,81 millones de personas —17,53 millones de público adulto y 4,28 millones, de infantil—, lo que supone casi la mitad de la población (47%, frente al 43,6 % de 2012).

8,4% menos de préstamos

Según el boletín del INE, el préstamo domiciliario descendió un 8,4% hasta 74,46 millones de documentos. El libro fue el más solicitado (67,9 %), seguido por documentos audiovisuales (16,5 %) y electrónicos (6 %), aunque sólo estos últimos experimentaron un crecimiento.

Los fondos existentes (277,53 millones) aumentaron un 4,2% y en el caso específico de los libros electrónicos el incremento fue del 38,6% respecto a 2012.

El 90,4% de las bibliotecas disponía de acceso a Internet en 2014, un 0.7% más que en 2012. El personal de plantilla descendió un 1,1%, y el personal colaborador aumentó un 5,5%.